Bienvenido a nuestro blog

Algunas estrategias para enseñar a leer

Todo hombre que sabe leer tiene el poder de crecer,
multiplicar sus caminos, tener una vida plena,
significativa e interesante."

Aldous Huxley

Leer es una actividad importante en nuestras vidas. Es importante en todos los niveles y es la base del aprendizaje y como sabemos, el aprendizaje es fundamental en nuestras vidas. Por lo tanto es importante desarrollar esta habilidad desde el comienzo. En este artículo descubrirás algunas estrategias de enseñanza para mejorar la lectura.
Saber leer bien significa leer y absorber lo leído, lo cual constituye la base del aprendizaje. Con la invasión de la tecnología, la lectura se ha extendido a medios electrónicos como la computadora, la televisión, teléfonos móviles y libros electrónicos. Independientemente leer es un hábito en el que debemos sumergir a nuestros niños desde muy temprana edad para que integren esta actividad a sus vidas. A continuación encontrarás algunas estrategias para generar el hábito de lectura en los niños.

Estrategias efectivas para enseñar a leer
Para empezar, debemos conocer relativamente bien nuestro idioma. La fonética es muy importante porque te ayuda a conectar las letras y grupos de letras con los sonidos que representan y a enseñar la correcta pronunciación de las palabras desconocidas. La enseñanza de la lectura comienza con la emisión de sonidos, y los niños aprenden a leer textos simples aún antes de terminar su aprendizaje fonético. La enseñanza de composición de oraciones, frases, la pronunciación de palabras, el deletreo y la puntuación siguen al aprendizaje fonético.  La parte de comprensión es la más difícil de todas, porque no todos comprenden las cosas de la misma forma en que tú lo haces. Muchos niños y personas adultas no logran comprender lo que leen.  Ahora, si los estudiantes son correctamente orientados desde una edad temprana, les resultará mucho más fácil lograrlo. Finalmente, lograr resumir lo leído, es decir, recorder las ideas principales de la lectura y el tema central.

La estrategia “Top-Down”
Consiste en dividir la lectura en secciones y sub-secciones. Esto permitirá que el niño se concentre mejor en cada sección. El objetivo de esta estrategia es reducir el proceso completo a elementos específicos y básicos. Por ejemplo, un capítulo es dividido en partes, cada una de ellas puede ser sólo un párrafo. El lector puede de esta manera darse cuenta más fácilmente de su nivel de comprensión. Además permite ubicar las partes más difíciles de la lectura y superarlas con mayor facilidad. En muchos casos encuentran la lectura mucho más interesante y se motivan a continuar.

La estrategia de la representación visual
Si el libro tiene ilustraciones resulta mucho más motivador para un niño. Muchos de nosotros hemos visto la película “¡Cuidado: bebé suelto!”. Seguro te estás preguntando qué tiene que ver esta película con el tema. Recuerda que el bebé reconoce cada lugar que visita gracias al libro que le lee su nana. Esto demuestra que nos resulta más fácil recordar ilustraciones que palabras. Entonces esto logra que el niño se mantenga más atento a lo que está leyendo. Libros con diagramas de Venn, storyboards, cadenas de eventos u otras tablas hacen la lectura más interesante y fácil. Es bueno empezar con esta estrategia, e ir cambiando paulatinamente a libros con cada vez menos ilustraciones.

La estrategia de la lectura incompleta
Voy a contarles una experiencia cercana con esta estrategia. Carlos cuando era niño, su padre solia leerle durante la noche, antes de dormir, pero hacía algo que no le gustaba: cuando llegaba al climax de la historia, cerraba el libro, le daba un beso y apagaba la luz. Como es de esperar, esto incrementaba su curiosidad y la tarde siguiente el mismo terminaba de leer la historia. Su padre repetía esto todas las noches y Carlos completaba la historia al día siguiente. Sin darse cuenta desarrollo el hábito de la lectura y cuando crecio un poco más, el mismo leía historias completas por su propia iniciativa y luego las comentaba con su papá. Ahora leer es parte de su vida. Los niños son muy curiosos, puedes darte cuenta de ello cuando les lees algo. No les gusta que te detengas abruptamente. Quieren siempre saber el final de la historia y siempre hacen un esfuerzo por averiguarlo. Entonces esta estrategia puede funcionar tanto para padres y maestros.

Las estrategias mencionadas no son las únicas existentes, pero pueden ayudar a los lectores a concentrarse, monitorear su nivel de comprensión, pensar activamente, expresarse y aprender. Estas estrategias pueden utilizarse también en niños con alguna discapacidad que no les permite leer adecuadamente. Leer definitivamente incrementa la fluidez de lenguaje, y te mantiene al tanto de lo que sucede a tu alrededor. Entonces sigue leyendo y sigue aprendiendo.